No todo está dicho


Pasaje de la noche de fin de año a año nuevo

Pasaje de la noche de fin de año a año nuevo

Diciembre es mes raro. Parece como si el año ya estuviera jugado. Muchos creen que no se puede hacer mucho más que juntarse a comer, brindar y celebrar. ¿Celebrar?

Un año de vida es un regalo demasiado grande. Es tiempo para reunir las fuerzas y toda la ilusión del mundo para comenzar el mejor año de la vida.

Nosotros como pueblo hemos incorporado a nuestra cultura la tradición de los propósitos a alcanzar en el año nuevo.

Es una oportunidad más para convertir la vida, el hogar, el trabajo, en algo distinto.

Quién es capaz de decir: "Desde hoy, desde este primer día, todo será distinto. En mi hogar, me voy a arrancar ese egoísmo que tantos males provoca, voy a estrenar un nuevo amor a mi pareja y a mi familia, seré mejor padre o madre.

Seré también distinto en mi trabajo, no porque vaya a cambiar de trabajo, sino de humor. Incluso voy a desempolvar mi fe, esa fe confinada y polvorienta, voy a poner un poco más  de cielo azul, de aire puro en mi jornada diaria.

Otro estilo de vida, otra forma de ser mejor persona, ¿por qué no intentarlo?

Creo que en cualquiera de sus versiones, el pasaje de la noche de fin de año al año nuevo, moviliza. 

Los días finales de diciembre son una excusa para disfrutar al máximo de la vida.

Es la excusa, es un motivo, la gente se vale de ella pues necesita aferrarse a que lo que esta por venir va a ser diferente, distinto, e incluso mejor, que traerá fortuna, para los pobres, parejas para los solitarios, consuelo para los desdichados.

Por eso son tan necesarias, se necesita de ellas para que crezca la esperanza y la gente no se abandone en la tristeza de saber que su rutinaria vida seguirá así, los mismos problemas, las mismas caras los mismos conflictos.... Pero el año que viene, será diferente!

Está por comenzar un nuevo año y con él un mundo de oportunidades se abre ante nosotros. El momento es propicio para reflexionar sobre experiencias pasadas, situaciones presentes y lo que vendrá. Todo para aprender del pasado, disfrutar el presente y construir un mejor futuro.